Seleccionar página

El nabo mejora nuestro sistema inmunológico debido en gran medida a su contenido en vitamina C que actúa como antioxidante, unido con la cantidad de minerales y la riqueza en vitaminas de la patata y su almidón resistente en frío junto con la cebolla (también favorecedora de las defensas)  mas el toque proteico y rico en omega 3 de la Chía, podemos tener una cena de lo mas completita. No te olvides de enriquecerla con Miso si lo que buscas es protegerte de los resfriados con este estupendo probiótico natural.
INGREDIENTES:

  • Un nabo blanco grande
  • El doble de cantidad de patatas
  • La misma cantidad de cebolla que de nabo
  • 2 o 3 cucharadas de postre de semillas de Chía
  • AOVE
  • Sal Himalaya
  • Pimienta
  • Una cucharadita de Miso (sin pasteurizar)

ELABORACIÓN:

  1. Pelar las verduras y cocerlas al vapor sin pasarlas de cocción.
  2. Triturar junto con la Chía y el resto de ingredientes en una batidora potente añadiendo suficiente agua de la cocción.
  3. Por último la servimos y añadimos la cucharadita de miso removiendo hasta que se mezcle todo bien.

Nota: Si esperamos a que la crema se enfríe o temple será mucho mejor debido a que el almidón de la patata cambiará molecularmente pasando a ser un almidón resistente; de ésta forma conseguiremos que no sea digerible y las bacterias de nuestro colon tengan alimento para sobrevivir, lo cual mejora nuestro sistema inmune. También le daremos tiempo suficiente a la chía para que se hidrate y suelte su característico mucílago.
Ten en cuenta añadir bastante agua de la cocción porque a los pocos minutos de servirla suele espesar mas debido al mucílago que absorbe esa agua.
Bon Appetit!!!