Tarta Tatín; mi versión saludable.

Tarta Tatín; mi versión saludable.

Este clásico francés se caracteriza por ser una tarta que se elabora al revés, sí, al revés, pero no te asustes, es muy fácil, lo único que debes tener es paciencia y maña para desmoldarla.
La tradición dice que el Tarte Tatin fue creado por accidente en el ‘Hotel Tatin’ en Lamotte-BeuvronFrancia en 1889, lugar del que deriva el nombre. El hotel era regentado por dos hermanas, Stéphanie Tatin  y Caroline Tatin . La historia más aceptada menciona que un despiste de Stéphanie Tatin hizo que se cocinaran más de la cuenta las manzanas, y para no desperdiciarlas le pusieron la pasta encima y la hornearon, y después le dieron la vuelta con cuidado, dando lugar a esta variante tan conocida en la cocina francesa.
Cómo no, voy a compartir mi versión saludable de ésta delicia con ingredientes saludables y nutritivos. Se puede disfrutar del sabor dulce con alimentos reales y ricos.
INGREDIENTES:
(Para el relleno)

  • 4 manzanas ecológicas sin piel
  • 50 gr. de aceite de coco
  • 1 taza de azúcar de coco
  • Pizca de vainilla
  • Pizca de sal marina

(Para la galleta)

  • 75 gr de aceite de coco
  • 150 gr de harina de espelta integral
  • 2 cucharadas de azúcar de coco
  • 1 cucharadita de hojas de estevia en polvo
  • 1 huevo

ELABORACIÓN:

  1. En un molde redondo disponemos el azúcar de coco y el aceite de coco previamente mezclados a temperatura ambiente. la vainilla y la pizca de sal formando una base uniforme. Cuando esta mezcla esté cocinada la llamaremos toffe.
  2. Cortamos en gajos gruesos las manzanas (6 a 8 gajos por manzana) y las vamos colocando sobre la mezcla que ya tenemos dispuesta en la base del molde. Colócalos de forma que la parte más externa de la manzana se apoye sobre la mezcla de toffe.
  3. Una vez estén los gajos bien colocados y apretaditos entre ellos, lleva el molde al horno por una hora aproximadamente a 180ºC – 170ºC (debes ir vigilando para que se cocinen las manzanas sin que queden secas y no se queme el toffe)
  4. Preparamos mientras tanto la masa de la galleta…. mezcla todos los ingredientes y amasa hasta formar una bola. Es algo pegajosa pero verás como al enfriarse la manejas mejor.
  5. Tápala y llévala al frigo unos 15 minutos.
  6. Pasado el tiempo, estiende la masa con la ayuda de un rodillo y corta un círculo del tamaño del molde.
  7. Pasado el tiempo de horneado de las manzanas, sacamos del horno y veremos que el toffe está líquido por el calor pero algo espeso.
  8. Es momento de colocar la galleta cuidadosamente encima intentando que los bordes queden hacia dentro.
  9. Sin mucha demora, devolvemos el molde al horno y horneamos unos 29 o 30 minutos más hasta que veamos que la galleta coge algo de color; recuerda que la masa de galleta endurece más cuando se enfría.
  10. Pasado el tiempo, sacamos la tarta del horno y esperamos hasta que esté templada; debes poder coger el molde con las manos desnudas sin quemarte, pero asegúrate de que esté todavía algo caliente.
  11. Colocamos el plato o bandeja encima de la galleta y con mucho cuidadito le damos la vuelta a la tarta y…..tarará tatán! tarará TATÍN!!!!   e voilá! Ya la tienes.

NOTAS: Es posible que os quede algo de toffe en el molde, rebaña con una lengua antes de que se enfríe y utilízala para untar unas galletas, endulzar bebida vegetal o batidos.
Bon Appetit!!!
Déjame un comentario si decides hacerla y díme qué te ha parecido; a mí me enamora.
GRACIAS.

Muffins de sarraceno y arándanos

Muffins de sarraceno y arándanos

Como bien sabéis me acuerdo muchas veces de aquellos que no podéis o no queréis tomar gluten pero sí disfrutar de unos deliciosos muffins nutritivos y sanos. Os presento esta delicia que no solo entra por los ojos jeje…
INGREDIENTES:

  • 150 gr de azúcar de coco
  • una cucharada de postre de hojas de estevia en polvo
  • ralladura de un limón y  (opcional) 5 gotas de aceite esencial de limón
  • Canela al gusto
  • 4 huevos (puedes sustituirlos por 4 cucharadas soperas de lino y el triple de agua pero el resultado final será distinto)
  • 225 gr de aceite de coco ( puedes utilizar girasol pero yo prefiero éste)
  • 120 ml bebida vegetal
  • 350 gr de harina de sarraceno
  • 11 gr de levadura de repostería biológica
  • una pizca de bicarbonato
  • una pizca de sal
  • un chorrito de limón
  • 100 gr de arándanos

ELABORACIÓN:

  1. Batimos todos los ingredientes excepto la harina y los arándanos
  2. Vertemos la mezcla en el bol donde tendremos dispuesta la harina de sarraceno
  3. Mezclamos bien hasta que quede todo integrado y sin grumos
  4. Precalentamos el horno a 180ºC
  5. Es momento de de añadir la mitad y un poco más de los arándanos removiendo con delicadeza para que no se rompan
  6. Vertemos sobre los moldes de muffins la mezcla llenándolos hasta la mitad
  7. Al terminar colocamos por encima de cada muffin el resto de arándanos
  8. Horneamos 30-40 minutos dependiendo del horno. (No dejar que se sequen del todo, pero sí que se cuezan lo suficiente haciéndo la prueba del palillo.
  9. Espolvorea si quieres canela, gengibre, polvo de remolacha o lo que te apetezca si quieres decorarlos más.

Bon Appetit!!!

Espaguetis veganos estilo Thai

Hoy traigo una nueva idea de comer pasta, propongo acompañarlos con ésta sopa thai para nutrirlos de vitaminas y minerales en cada sorbo de calor reconfortante.

INGREDIENTES:

  • Espaguetis de espelta integral
  • Caldo de cocción de garbanzos (o de verduras)
  • Nabo
  • Cebolla
  • Calabaza
  • Pimiento rojo
  • Apio
  • Calabacín
  • Tofu ahumado
  • Comino en grano
  • Anís en grano
  • Pimentón rojo
  • Pimienta blanca
  • Sal del Himalaya
  • Orégano
  • Laurel ( una hoja)
  • Cúrcuma

ELABORACIÓN:

  1. Cortar las verduras en brunoise
  2. Saltear ligeramente en una sartén, muy poca cocción.
  3. Cortamos el tofu en dados de aproximadamente 1 cm
  4. Añadimos el caldo caliente y de inmediato los espaguetis y el tofu
  5. tapamos y dejamos cocer a fuego bajo unos 8 minutos.

 

Bon Appetit!!!

Consumes legumbres? Cómo?

Las legumbres y especialmente la fina piel que las recubre,contienen oligosacáridos (un tipo de hidrato de carbono) cuya molécula está formada por varias moléculas de azúcares simples, tales como la galactosa.
Los humanos no poseemos enzimas capaces de descomponer estos oligosacáridos en nuestro intestino. Las bacterias del colon, especialmente las del género Clostridium, sí, los descomponen convirtiéndolos en gases como el dióxido de carbono, el hidrógeno y el metano.

¿Cómo evitar los molestos gases?

Para evitar o minimizar la formación de gases y la flatulencia a nivel intestinal tras consumir legumbres podemos optar por lo siguiente:
– Remojo: tras 12 horas de remojo, desaparece la mayor parte de los oligosacáridos productores de gas. Es aconsejable cambiar el agua una o dos veces. El remojo es más efectivo si el agua que se vierte sobre las legumbres está hirviendo.
– Eliminar las pieles: se puede hacer manualmente antes de cocinarlas o bien pasándolas por un pasapurés una vez que están cocinadas.
– Ayuda digestiva: ingerir un preparado farmacéutico que se conoce en algunos países como “beano”. Se presenta en forma de comprimidos inocuos cuya composición es la enzima alfa-galactosidasa, capaz de desdoblar los oligosacáridos de las legumbres antes de que lleguen al intestino grueso y sean metabolizados por las bacterias productoras de gas.
Cocción: Cocer con alga Kombu, hinojo y anís verde para una mejor asimilación y digestión.
Las legumbres no pueden comerse crudas ya que contienen antinutrientes y tóxicos tales como inhibidores de las proteasas, hematoglutininas, etc. El remojo, la cocción, la germinación u otras formas de procesarlas destruyen estas sustancias.

Consejos para un buen cocinado

  • Las legumbres deben lavarse antes del remojo.
  • Remojarlas en agua agua filtrada o embotellada, en una proporción de 2-3 veces su volumen en seco. Las remojaremos de unas 8 a 24 horas, dependiendo si son más o menos viejas y más o menos digestivas. Antes de cocinarlas desechar el agua de remojo y pasarlas bajo el chorro de agua. En verano convendrá cambiarles el agua un par de veces al día como mínimo, para evitar que fermenten.
  • Remojarlas en agua caliente las hidrata antes: consiste en disponer las legumbres en la cazuela junto con el agua y llevarlas a hervir durante 3-5 min, apagar el fuego, tapar y dejarlas en remojo unas horas. Antes de cocinarlas igualmente desecharemos el agua del remojo.
  • Añadir un trozo de alga kombu al agua de remojo. 
  • Cocinarlas con el alga kombu y con el doble o triple de su volumen en agua, a fuego muy lento.
  • Cocinarlas  al principio sin tapa. Dejar que suelten espuma y retirarla. También dejar que suelten vapor y luego tapar. Cuando estén casi cocidas añadir sal, tamari o shoyu y dejar que cuezan durante 10 min más.
  • Cocinar las legumbres en olla a presión disminuye considerablemente el tiempo de cocción, pero también disminuye su sabor y contenido nutritivo.
  • Los garbanzos, conviene cocerlos con agua hirviendo desde el principio.
  • Las judías conviene cocerlas con agua fresca e ir refrescándolas, es decir, añadiéndoles agua fría durante la cocción, para evitar que se cuarteen, lo que se dice “asustarlas”.

Natillas de zanahoria

Para los intolerantes a la lactosa, al gluten y al huevo y también para los que NO lo son….. estas ligeras natillas serán una buenísima opción como postre para una agradable digestión.

INGREDIENTES:

  • 2 zanahorias grandes ecológicas
  • 600 ml de leche de avena o arroz
  • 2 gr de agar agar en polvo
  • Pizca de sal marina
  • Canela para espolvorear por encima
  • Aroma natural de vainilla
  • Ralladura de medio limón
  • Cúrcuma
  • Arrurruz 1 C.S
  • 100 gr de orejones deshidratados
  • Láminas de  coco deshidratado para decorar

ELABORACIÓN:

  1. Trituramos en una batidora potente las zanahorias cortadas previamente en trozos grandes y los orejones junto con la leche.
  2. Disponemos en una olla la mezcla obtenida, espolvoreamos por encima el agar y lo disolvemos integrándolo bien con unas varillas.
  3. Encendemos el fuego y esperamos a que hierva sin tapa, removiendo de vez en cuando.
  4. Bajamos el fuego, y dejamos hervir durante 2 minutos como mínimo para que el agar se active. Seguir removiendo.
  5. Pasado este tiempo es el momento de añadir el arrurruz disuelto previamente en agua fría; mezclamos bien removiendo para que no se pegue.
  6. Añadimos ahora la vainilla, la ralladura de limón, la cúrcuma y la pizca de sal.
  7. Cuando vuelva a hervir retiramos del fuego y vertemos sobre tarrinas de cristal en mi caso.
  8. Esperamos a que se enfríen un poco y decoramos con canela y coco.
  9. Las llevamos al frigorífico y en unas 8 horas estarán listas para comer, aunque si esperas hasta el día siguiente estrán aún mejor.

Nota: Si no tienes arrurruz puedes utilizar almidón de maíz ecológico; también sustituir los orejones por dátiles si lo prefieres.

Bon Appetit!!!