Seleccionar página
Mariquitas de remolacha

Mariquitas de remolacha

En alguna ocasión he utilizado la remolacha en repostería para bizcochos y alguna mousse; quería comprobar cómo quedaría en galletas así que éstas mariquitas son el resultado, un sabor distinto, un color poco habitual para una galleta pero unas propiedades magnificas para disfrutar de un tentempié saludable.
INGREDIENTES:

  • 550 gr remolacha cruda con piel (si es ecológica)
  • 300 gr harina de avena
  • 60 ml aceite de coco
  • Esencia de vainilla
  • 120 gr sirope de ágave
  • 1 cucharada sopera de semillas de sésamo
  • 5 gotas de aceite esencial de albahaca
  • Chocolate blanco crudivegano Opcional

ELABORACIÓN:

  1. Cortar la remolacha en mirepoix (PREGUNTAS FRECUENTES)
  2. Verter todos los ingredientes excepto el chocolate blanco y las semillas de sésamo en la picadora y procesar hasta que quede una masa algo grumosa pero lo suficiente triturada para poder formar galletas.
  3. Añadir las semillas
  4. Coger pellizcos de la masa, formar bolas con las manos mojadas para que no se pegue la masa y disponerlas en la bandeja del horno.
  5. Aplastar con otra bandeja o con una espátula para darle forma de galleta.
  6. Hornear a 170ºC durante 15 min. (vigilar dependiendo del horno)
  7. Una vez hechas, sacarlas y enfriar sobre rejilla
  8. Opcional decoración de lunares con chocolate blanco crudivegano.

Bon Appetit!!!
IMG_20181117_140754

Mariquitas de remolacha

Corazones de mármol crujientes

Preparados para la Navidad? Con éstos bombones crudiveganos harás disfrutar a los tuyos nutritivamente, un bocado crujiente y suave de corazón.
INGREDIENTES:

  • 120 gr manteca de cacao
  • 120 gr azúcar de coco
  • 120 gr de almendras sin piel crudas
  • Esencia de almendra amarga
  • Trigo sarraceno germinado y deshidratado (puedes tostarlo un poco en la sartén)
  • Pizca de sal marina

ELABORACIÓN:

  1. Deshacemos la manteca al baño de maría sin superar los 42ºC
  2. Una vez deshecha añadimos el azúcar de coco y removemos hasta que se disuelva
  3. Trituramos las almendras hasta que queden harina, no mas.
  4. En un bol o recipiente de cristal disponemos la harina de almendras junto con el trigo sarraceno, la esencia y la sal.
  5. Añadimos la manteca y el azúcar ya disuelto y mezclamos bien sin entretenernos para que no solidifique
  6. En los moldes que hayas elegido vierte la mezcla y deja enfriar

Nota: Yo utilicé moldes de bombones pero puedes utilizar cubiteras de formas o incluso un molde cualquiera y cortarlo una vez frío como gustes.
Puedes conservarlo en un bote de cristal a temperatura ambiente y si es verano, mejor en el frigo.
Bon Appetit!!!
IMG_20181117_161023

Cebolla en crudo

La cebolla cruda personalmente no es un vegetal que me encante, pues el escozor y picor que me provoca al comerla no son de mi agrado y mucho menos el sabor que se me queda en la boca permanente incluso horas después de comerla pero…. son tantos sus beneficios!!! si te pasa como a mí y quieres beneficiarte de sus propiedades puedes fermentarla, macerarla, saltearla quedando crudo su interior incluso escaldarla con agua hirviendo, de ésta forma respetamos el producto y la gran mayoría de sus virtudes  medicinales para nuestro organismo.
Si por el contrario te gusta cruda, te animo a consumirla mas a menudo en ensaladas, como guarnición de arroces, legumbres…con otras verduras o como se te ocurra.
Éstas son sus propiedades si la tomamos así:

  • Alcalinizante: Equilibra el PH de la sangre. Limpia y tonifica la piel.
  • Antibiótica: Muy eficaz para afecciones de garganta y respiratorias.
  • Antioxidante: Reduce el desarrollo de sustancias cancerígenas.
  • Antirreumática: Disuelve y elimina el ácido úrico.
  • Cardiovascular: Fluidifica la circulación y rebaja la tensión sanguínea.
  • Digestiva: Abre el apetito. Estimula la secreción biliar y hepática.
  • Diurética: Favorece la eliminación de líquidos y activa el sistema urinario.
  • Hipoglucemiante: La glucoquinina estimula el páncreas y la secreción de insulina.
  • Laxante: Por su presencia en fibra. Se utiliza contra las lombrices intestinales.

Porqué germinar?

Comer semillas germinadas es comer vida. Es incorporar auténtica energía vital concentrada a todas las células del cuerpo, favoreciendo la salud y alargando la vida. Los germinados son un regalo de la naturaleza que podemos cultivar nosotros mismos, es el alimento vivo mas antiguo.

Al germinar las semillas se convierten en un alimento fácilmente asimilable porque liberan todos sus nutrientes y mejoran el valor nutricional de la propia semilla, de la planta o del fruto a la que hubiera dado lugar. Los brotes (un paso mas a la germinación) son un alimento predigerido, por lo tanto ayudan a su propia digestión. Resultan adecuados para estómagos delicados y permiten al organismo que descanse y se regenere. Se pueden cultivar y conservar fácilmente en casa, por lo tanto son muy económicos, además de tener la seguridad de consumir un producto que no ha sido adulterado ni rociado con insecticidas o fertilizantes químicos. El brote entero puede comerse, incluyendo las raíces y hojas. Son sencillos de preparar, y es mejor consumirlos crudos porque la cocción destruye gran parte de su contenido nutricional. Se comen crudos en ensaladas, cremas, acompañando entrantes, sobre una tosta o formando parte de diversos platos cocinados, en estos se recomienda añadirlos al final para que no pierdan sus propiedades. La semilla tiene como estructura básica el germen o embrión y una reserva nutritiva que lo alimentará para que se convierta en la futura planta, todo ello recubierto de una envoltura protectora que es la cáscara.
Cuando se dan las condiciones necesarias que son agua, humedad y temperatura adecuada comienza… la vida!!
La germinación aumenta muchos de los nutrientes principales de los granos y semillas; es capaz, incluso, de generar elementos naturalmente ausentes en las semillas cuando están en su etapa de letargo. La germinación también puede hacer que estos alimentos sean menos alergénicos para aquéllos con sensibilidad a la proteína de granos, como el gluten.

  • Aumenta la calidad de las proteínas: Las proteínas almacenadas de cereales se convierten en albúminas y globulinas, lo que puede mejorar su calidad y facilitar su absorción. Se genera lisina, un aminoácido ausente en un grano sin germinar. Por eso cuando tomamos un plato de arroz y buscamos obtener proteína completa en la misma comida debemos complementarla con una legumbre si no está germinado.
  • Más fibra. La fibra aumenta al sintetizarse los carbohidratos.
  • Ácidos grasos esenciales. Los ácidos grasos esenciales son grasas que el cuerpo necesita para diferentes procesos y no puede sintetizar por sí mismo, por lo que deben provenir de la alimentación. La germinación genera la creación de los mismos.
  • Más vitaminas. Aumento de, vitaminas del complejo B, E (alfa tocoferol), y A (beta caroteno, un antioxidante). En la germinación de las lentejas puede aumentar hasta un 300% la cantidad de vitamina C por lo que la asimilación del hierro de la misma será mucho mejor.
  • Más biodisponibilidad de minerales. La quelación es un proceso natural en el que un mineral se une a una molécula orgánica que permite su absorción. Cuando una semilla germina, sus minerales son quelados o se enlazan a las proteínas, lo que aumenta su función.

Recuerda que si tienes dudas o sugerencias sobre cualquier tema puedes dejar un comentario o mandar un correo en el apartado de Contacto. Estaré encantada de responder y ayudar en lo que necesites.

Harina de garbanzos germinados

Algunos me preguntábais cómo hacer los garbanzos germinados para la harina de la Tortilla de alcachofa sin huevo
….. os lo explico;

  • Germinamos los garbanzos:

Los remojamos toda una noche y a la mañana siguiente los dejamos en un colador o bolsa para hacer bebidas o quesos vegetales a temperatura ambiente. Vigilar que siempre tengan algo de humedad para que el proceso de germinación se inice, (ésto suele ser sumergir en agua unos 30 segundos una vez al día y dejar de nuevo a temperatura ambiente.
La germinación depende de la humedad, temperatura y el tiempo así que entre 2 y 5 días ya tendreis el “rabito” del germinado mas que listo.

  • Deshidratamos en un deshidratador hasta quitarles toda la humedad
  • Trituramos con una procesadora o batidora muy potente para hacer la harina.